miércoles, 17 de enero de 2018

J. Karl Bogartte, Javier Gálvez, Alain Joubert, Jacques Vaché

Otra publicación de J. Karl Bogartte ha aparecido en 2017, tras la de Mythologies, en este caso tratándose de poemas y aforismos que “exploran la sensación de un espacio más profundo, una fascinación primordial por el lenguaje hasta el descubrimiento inquietante”. An still the navigators... es otro mojón en la obra de una de esas raras figuras del surrealismo de las últimas décadas a quien resulta apropiado el nombre de visionario.

J. Karl Bogartte, Puertas paradójicas

*

Fragmentos de una vida en ruinas, compuesto de nueve ráfagas de materialismo romántico, es el último título en Ardemar de Javier Gálvez, ese “partidario del absolutismo erótico”, como ha querido él mismo definirse en coincidencia con Paul Celan.
Ruina: ese fragmento de uno mismo que se sustenta en la carencia, es decir, en la presencia incompleta del otro”.

*

Poema de Alain Joubert, de reciente aparición:

*

Ha surgido recientemente una página dedicada a Jacques Vaché:

Entrevista a Verónica Cabanillas Samaniego

Una interesante entrevista a Verónica Cabanillas Samaniego acaba de publicarse, incluyendo amplia referencia al surrealismo (y el enlace a un manifiesto contra el pseudosurrealismo de Santiago Ribeiro que está divulgando Enrique de Santiago, entre otros):

Verónica Cabanillas Samaniego, Camino a medianoche, 2011

sábado, 13 de enero de 2018

Cronología actualizada

Acabamos de subir actualizado el documento cronológico del surrealismo, con leves correcciones y algunos añadidos, más la incorporación ya del año 2017, que aquí reproducimos:

2017
R Peculiar Mormyrid (n. 5 y 6).
L Patrick Lepetit, John Richardson y John Welson (ed.), André Breton’s Arcane 17, A lodestar for the 21 century. Sasha Vlad/Dan Stanciu, Sliding ruins. Guy Girard, La geste de Dracula en Contentin y Le poème de Longzhou. Ludovic Tac, L’ombre à l’horizon. Guy Cabanel, Les sites du serpent. Georges-Henri Morin, Une brève, une longue! Giovanna, Poèmes et aphorismes. Valery Oisteanu, Lighter than air. Richard Misiano-Genovese, Interiors. J. Karl Bogartte, Mythologies y And still the navigators... Raman Rao, Unwind river y (con Thom Burns) On the field of signs. Allan Graubard, A crescent by any other name. Ron Sakolsky, Birds of a feather. Patrik Sampler, The ocean container. John Richardson, The Akasha suite. Jacques Lacomblez, Le chansonnier. Mattias Forshage, and some unexplained occurrences of aquatic faunas. Eugenio Castro, El Gran Boscoso... es eso. Grupo Surrealista de Madrid, Clavar limas en la tierra. Javier Gálvez, Agua casi fuego, El tiempo es una lluvia de pasos, Fragmentos de una vida en ruinas y (con Bruno Jacobs) Vigor mortis. Martin Stejskal, Skoronoc. Ivan Horacek, Lébnsvelt. Derrame, La palabra escondida. Ludwig Zeller, Componiendo la ilusión (homenaje del grupo Derrame). Rodrigo Verdugo Pizarro, Anuncio. Alfonso Peña, Jazz atabaque. David Nadeau, Poèsies complètes (2003-2016). /// André Breton/Benjamin Péret, Correspondance (1920-1959). Xesús González Gómez, O pronunciábel día da súa morte. Mário Cesariny, Cartas a Frida e Laurens Vancrevel.
Exp Setúbal: “O surrealismo nos suburbios de Lisboa”. Lille: “Arcane 17. L’âme du rêve”. Aberystwyth: “The Surrealist Murmuration”. París: Michel Zimbacca (con el importante libro Sans cent vierges ni virgule suivi de Conseil de nuit). Tolosa: Jean-Pierre Paraggio, “Soudain les météores” (y “Ouvrir l’oeil” en Seix). Saint-Mandé: Pierre-André Sauvageot, “Instantáneas de lo imaginario”. Oaxaca: Susana Wald, “Entrada en la selva oscura”. Brent: Patrick Hourihan, “El mensajero seductor”. Johanesburgo: Breyten Breytenbach, “Bird”. Coimbra: Rik Lina, “Enxertos”. Amsterdam: Rik Lina, “Miniaturas portuguesas”.
J Isla de Wight: “The Archaeology of Hope” (con amplia participación internacional y publicación de los resultados en libro homónimo). Juegos en Peculiar Mormyrid. Juego del Montaje Secuencial, en On the field of signs, de Raman Rao y Thom Burns.
M “The ventriloquist have no voice”, declaración internacional.
C Steve Morrison, serie de cortometrajes en la página de Peculiar Mormyrid.

*

La expresión internacional colectiva se lleva la palma este año, con las exposiciones de Setúbal, Lille y Abserstwyth, el volumen en que se celebra la vigencia y proyección en el futuro de Arcane 17 y el manifiesto de revuelta “The ventriloquist have no voice”, canalizado por Peculiar Mormyrid, que vuelve a ser así la punta de lanza del movimiento surrealista, mientras nunca fallan los tres números anuales de Analogon y prosiguen a buen ritmo las ediciones homónimas.
Las publicaciones individuales son abundantes y de calidad, con Eugenio Castro, Mattias Forshage y David Nadeau forjando sus recopilaciones. El Grupo Surrealista de Madrid da a conocer una “antilogía” poética y crea un Laboratorio Onírico.
En el capítulo “histórico”, la correspondencia de Breton comienza a salir de modo sistemático, con un tomo capital de cartas a Péret, aunque por su carácter plenamente novedoso aun las superan las de Mário Cesariny. Sobre la recepción que tuvo la noticia de la muerte de Breton en España diserta Xesús González Gómez, cuyo nombre, a pesar de hasta ahora casi no haberse expresado sino en la página en línea del Grupo Surrealista Galego, merece retenerse por la seriedad de sus muchos trabajos, comprometidos con el surrealismo.
Destaquemos también la monumental obra de Bruno Montpied Le gazouillis des éléphants, maravilloso inventario de surrealismo involuntario por las rutas francesas, a cargo de alguien que formó parte algunos años del grupo surrealista de París; y es que quizás ha faltado a esta cronología una sección de obras complementarias o limítrofes.

miércoles, 10 de enero de 2018

Cartas de André Breton

La correspondencia de André Breton sigue apareciendo, ahora con el tomo capital de las cartas cruzadas con Benjamin Péret. Hay cierto sabor a ya leído, que no hace la lectura tan apasionante como la de las recientemente publicadas cartas de Mário Cesariny a Laurens y Frida Vancrevel, pero con todo, abundan los momentos excepcionales.
No puede decirse lo mismo de las cartas intercambiadas con Tristan Tzara y Francis Picabia, también en Gallimard, puesto que resultan ya demasiado arqueológicas y al menos para mí con el hándicap de irme saltando todas las cartas del primero, para quien ya no tengo tragaderas. En la carta del 22 de enero de 1919, le declara Breton al entonces dadaísta Tzara: “Tengo 22 años. Creo en el genio de Rimbaud, de Lautréamont, de Jarry; he amado infinitamente a Guillaume Apollinaire, siento una ternura profunda por Reverdy. Mis pintores preferidos son Ingres, Dérain; soy muy sensible al arte de Chirico”. Una bella y conmovedora declaración, que no viene mal recordarle a quienes afirman a veces que el surrealismo “nació en la calle”, y menosprecian los libros y los cuadros, como si ello fuera una consecuencia de lo otro.
Los repudios bretonianos son simultáneos –se rechaza porque se afirma, el eclecticismo no habiendo sido nunca un rasgo del surrealismo–, y en carta de abril del mismo año califica en lenguaje de Jarry como “palotins” a Cocteau, Birot y Dermée, el primero de ellos “el ser más odioso de este tiempo”, a pesar de que Breton reconozca no ser el odio su fuerte.
Desde este año 1919, el surrealismo está en marcha en todos sus aspectos. Una carta de julio alude al “enorme abismo que nos separa de la especie burguesa” y califica Littérature como “tentativa de desmoralización ascendente”, aunque ya a fin de año Breton reconoce que la revista empieza a aburrirle. La correspondencia irá navegando con huecos hasta la ruptura de 1934, en que ya Breton pone a Tzara a caer de un burro.
En cuanto a la correspondencia con Picabia, demasiado marcada por la admiración de Breton y el poco compromiso de Picabia, creo que posee un interés casi meramente anecdótico.

André Breton, Le grand jeu, 1962

Todo cambia con las cartas a Péret, o no se tratara de una de las amistades poéticas e intelectuales más importantes del siglo. La primera parte ofrece las mismas características del tomo Tzara-Picabia, y cuando llegamos a las cartas barcelonesas de Péret, son muchas demasiado conocidas, con el poeta que había ido a España a hacer la revolución (y no a “defender la legalidad republicana”, como se ha podido afirmar en un reciente librito peretiano, convirtiéndolo así en un luchador de la burguesía, para cuyo beneficio se creó el estado republicano, que a Péret le importaba un pito y que llevaba más de dos años de derecha cruda y dura) equivocándose como de costumbre en sus pronósticos, al decirle a Breton que los estalinistas no tenían nada que hacer y que no iban a poder sabotear la revolución.
Ya aquí encontramos la reproducción de algunas cartas que acompañaban los correos personales, en este caso una de Raoul Ubac a Breton a propósito de L’Usage de  la Parole, muy interesante.
La parte más importante del volumen es la del período 1942-1945, con Breton en los Estados Unidos y Péret en México. Absolutamente extraordinaria es la que Breton envía a Péret el 4 de enero de 1942, hablándole de Paalen, Onslow Ford, Victor Serge, Mabille, Calas, Tanguy, Ernst, Seligmann, Matta, Leonora, Masson, Buñuel... Le dice que está leyendo a Éliphas Lévi (“personaje formidable”) y le confiesa su decepción al ver reducido en los States el surrealismo a una escuela artística. Por último, le pide no se consagre “demasiado exclusivamente” a la actividad política: “Me parece más que nunca necesario que tu voz pueda llegar en lo que tiene de única, que se logre distinguir tu timbre particular. Estoy seguro de que es el medio de actuar lo más lejos revolucionariamente, de dar toda la medida de tu necesidad de cambiar el mundo”.
Al final de su carta, Jacqueline Breton despotrica de Kay Sage, la mujer de Tanguy, “una cochina burguesa que lo mata a fuego lento”. Si esto lo hubiera dicho Breton... (hace poco una de esas estultas periodistas española, y bien que las hay, interpretaba como “misoginia” los insultos de los surrealistas a Germaine Dulac, llamada “vache” –que es la misma palabra de que se vale Jacqueline para referirse a Kay Sage–, cuando era indiferente que se llamara Germaine o Germain: su vanguardismo formalista y esteticista había traicionado por completo las intenciones de Artaud, perpetrando un engendro infumable que la tal ignara periodista convertía nada menos que en la primera película de cine surrealista: el papel aguanta lo que le echen). Breton, en cambio, sin simpatizar con Kay Sage, hasta la incluirá en Le surréalisme et la peinture, reproduciendo uno de sus magníficos cuadros.
Péret a su vez le habla a Breton de los surrealistas chilenos (a los que dirá Breton que hay que apoyar “enérgicamente”), Gerzso, la letal pareja Rivera, Leonora, Rafo Méndez, Mabille, Granell. En sucesivas cartas, Breton añade los nombres de Maria Martins, Duchamp y Charles Duits (de quien se decepcionará rápidamente). El ambiente yanqui se le hace irrespirable, y lo considera maléfico para los surrealistas que viven en Nueva York y sus cercanías, a excepción del imperturbable Duchamp y algo Tanguy. Muchas de estas cartas hablan de VVV, con Péret reaccionando mucho mejor ante el número 4 que ante el 2-3; ya en 1944, Breton le comenta el proyecto del número 5, que no llegaría a hacerse y cuyo tema hubiera sido la libertad, porque “es necesario como sea hacer comprender lo que habrá sido la libertad en el sentido surrealista de la palabra”.
André Breton, Pan hoplie,
poema-objeto, 1963
(palabras jeroglíficas:
"Resplandezco de amor por ti")
El otro momento conmovedor de estas cartas lo tenemos en la primera de 1944, cuando Breton le encomienda a Péret reciba en México a Elisa, y comienza así: “Elisa es el ser que yo amo y el único ser que yo adoro”; quiere que su estancia sea lo mejor posible, ya que, tras la muerte de su hija, “aún es muy frágil”, y también la de su amiga Julia de Naranjo (“uno de los seres más humanamente exquisitos que conozco”), pidiéndole la dé a conocer a Remedios y a Leonora.
Un nombre que aparece con obstinada frecuencia en estas cartas es Wolfgang Paalen. Péret y Breton debaten su evolución al margen del surrealismo, pero que hoy no puede sino considerarse una prolongación del surrealismo, a cuyo grupo además acabará volviendo. Péret al principio lo ve siguiendo “un camino reaccionario”, pero al final Breton sabrá otorgarle todo su valor, en palabras maestras: “En último análisis, Paalen es el único que ha intentado hacer algo diferente, aunque sea una pena que ese algo lo haya emprendido un poco contra nosotros. Pero yo guardo bastante libertad para reconocer lo que él es y lo que él puede. Y en un plano general, estimo que, en las circunstancias presentes, es menos importante mantenerse en regla con tales principios formulados que permanecer vivo y testimoniarlo a través de sugestiones nuevas”. Esto, ya a principios de 1945.
Al año siguiente, las comunicaciones de Breton parten de París. En otra gran carta, del 14 de agosto, pone al día a su amigo, hablándole de Prévert, Giacometti, Hérold, Brauner, Césaire, Naville, un Picasso lamentable, el Magritte “solar” y un Domínguez al que ya el pintor de palomas ha cortado las alas. Brauner se lleva la palma: “una obra magnífica –de lejos la más importante realizada en París en el aspecto plástico durante estos últimos años, y la única que cuenta (la pintura se encuentra en plena reacción)”. La respuesta de Péret a esta carta raya a la misma altura, con una sabrosa alusión a Sartre, cuando dice que la lectura de La náusea responde a su título y no ha podido ir más allá de unas pocas páginas. Ya en 1947, interesa mucho el intercambio de cartas sobre la exposición surrealista de ese año y sobre el manifiesto “Ruptura inaugural”. Péret se lamenta mucho de no poder regresar por no tener dinero y retrata una actualidad miserable en la vida cultural de Ciudad de México, solo salvando a Gunther Gerzso.
La década de los 50 comienza con la polémica en torno al manifiesto “Haute frequence”, uno de los muy raros que Péret no firmó. Breton le aclara que no quiere ponerse a la defensiva de los ataques que ha recibido en el llamado “affaire Pastoreau”, y le envía una carta magnífica de Victor Serge, en que este rechaza condenar el gnosticismo y otras formas religiosas (nombra el culto de Osiris o de los mayas y el misticismo esotérico, recordándole a Breton su admiración por Raimundo Lulio), entre otras cosas porque le parece mucho peor “el mens sana in corpore sano del positivismo racionalista” (por estos días, releyendo a Teixeira de Pascoaes, anotaba yo estas palabras suyas sobre las mentalidades “modernas”: “un mundo asfixiado entre las cuatro paredes sin agujeros del positivismo”). Péret en cambio no quiere separar iglesia y religión, pero lo curioso es la excepción que hace de la mística por su “conocimiento intuitivo” –la mística me ha parecido siempre algo espantoso, incluidos sus sanjuanes y sus santateresas, a los que siempre opondré las magníficas pervivencias populares del paganismo, donde tantas veces ni pincha ni corta el clero, que en muchos casos hasta tuvo que adaptarse a ellas (y Péret, estudioso de las “supersticiones”, sabía algo de eso). Coinciden en su rechazo tajante de todas las religiones clericales (y en particular de la que mejor conocen), pero Breton es más sutil y cala más hondo, zanjando el debate con un “hay otros puntos de vista”.
Tras una zona de cartas más bien tediosas, ya con ambos en París, Péret va a escribirle desde S. Paulo en el verano de 1955, comentándole su visita a la Bienal; a Matta lo ve “en pleno declive” (ya lo había iniciado en la década anterior, y ellos no habían dejado de advertirlo), y se queja de la cantidad de “falsos Kandinsky, Klee, Vieira da Silva, etc., por no hablar una vez más de cuadraditos, triangulitos, etc.”
Del año siguiente es una divertida carta en que Péret, desde París, le cuenta a su amigo, que veraneaba en Saint-Cirq-Lapopie, cómo ha puesto en la puerta de la calle, tras colocarlo entre la espada y la pared, a un ex surrealista yugoslavo, antes estalinista y ahora titista. Gérard Roche, quien, por supuesto, ha hecho una edición excelente, no identifica al personaje, pero no es otro que Ljubisa Jocic, quien en los años 30 había colaborado en la revista La Commune (dato que da Péret) y se encontraba en París para una exposición de obras abstractas.
Otra carta destacable es, ya en 1958, la de Péret relatando su visita a Gaston Chaissac y Joseph Marmin en compañía de Gilles Ehrman, quien está haciendo su gran obra Les inspirés et leurs demeures. Pequeños motivos de interés siguen aflorando casi al filo de la desaparición de Péret: el intercambio de comentarios en torno a los números de Médium, el descubrimiento de Xavier Forneret por Breton y su lectura exhaustiva de Villiers, la recomendación que le hace Péret del Manuscrito encontrado en Zaragoza...
Pero muchas más cosas que las indicadas se pueden encontrar en este libro capital, esta reseña, como la que hice de las citadas cartas de Cesariny, solo mostrando lo que para mí es la espuma de la ola.

André Breton, Pequeña esfinge para Elisa

Milan Napravnik (1931-2017)

A fines de octubre murió Milan Napravnik. Lo recuerdo aquí reproduciendo la semblanza de Caleidoscopio surrealista, a la vez que lamentando no haya aún un buen libro dedicado a él. Añado al final dos enlaces, uno con algunos de sus “inversages” y otro con la caja que perteneció a André Breton.

*

A los 16 años, Milan Napravnik escribe sus primeros textos automáticos. En 1950 encuentra a Karel Teige, y en 1955 integra el grupo de Effenberger, del que forma parte hasta 1966, en que lo deja por discrepancias. Se va en 1968 a Colonia, donde, como le ocurrió a Heisler en París, al no dominar bien la lengua abandona la escritura, consagrándose, en su caso, a la pintura, la escultura, las cajas, la fotografía –lo que se suma a su actividad de poeta, prosista, ensayista, teórico, dramaturgo. Cajas y fotografías son de una gran originalidad, siendo muy celebrados sus “inversages” fotográficos, que él define así: “Procedimiento surrealista que, por el medio del acoplamiento de dos imágenes invertidas de partes de objetos o de estructuras de un material predispuesto, sirve para crear una realidad mágica”, siendo su sentido “el descubrimiento de una visión alternativa así como el sabotaje de las estructuras canonizadas y «objetivas» del mundo racionalista”. Un libro sobre los “inversages” se publicaría en Praga en 1995, mientras que el gran texto del propio Napravnik sobre su invención, escrito en mayo de 1977, sería traducido al español en el n. 10 de Salamandra por Javier Gálvez, el fotógrafo del grupo madrileño, quien en ese mismo número ofrece algunos ejemplos de “inversages” propios.


Napravnik, eufóricamente creativo en los años 70, desde 1975 forma parte de Phases, siempre con una postura rigurosamente surrealista. En 1978 organiza con Édouard Jaguer y Heribert Becker, en el museo de Bochum, la exposición “Imagination”, que aglutina a surrealistas y miembros de Phases más o menos cercanos al movimiento; muy notable es su nota de introducción, reproducida en el n. 2 de Flagrant Délit. Becker le dedicará a Napravnik un jugoso artículo en el n. 21 de Supérieur Inconnu, 2001. Entre 1989 y 1993, contacta con Praga y participa en la revista Analogon, aunque, como en 1966, dejando el grupo en aras de las exigencias surrealistas, de una intransigencia en su caso, como en muchos otros, plenamente encomiable, que nada tiene que ver con supuestas “ortodoxias”. De hecho, la antología en inglés del surrealismo checo y eslovaco publicada a lo largo de Analogon le dedica en 2003, en su capítulo segundo (n. 38-39), un dossier con semblanza, bibliografía, su “Ciclo de los seis collages” y uno de sus relatos. Uno de los excelentes ensayos de Napravnik lo cito en la nota de Mimi Parent: “Vitrinas negras de Mimi Parent” (1984); a él pertenece el siguiente pasaje: “Tocamos un tema doloroso al comprobar que la poesía no se encuentra sino rara vez en la lírica y en la pintura. Quizás sea culpable de esto la inconsciencia de los literatos, que no parecen percatarse de que la poesía solo tiene algo que ver con la lengua, y por ende con la comunicación, de una forma muy condicional. O tal vez resida la culpa en la inconsciencia fundamental de la sociedad postburguesa, que desplaza la poesía, esa «no-mercancía», de las regiones de la vida que ha ocupado, para sustituirla por el parloteo apodíctico y/o la lamentable mini-estética del arte de moda. La poesía existe rotundamente sin lengua y sin estética. Puesto que es, en primer lugar, una vivencia, un rostro súbitamente transformado, una percepción que se hace más intensa, una visión inesperada sobre las relaciones desconocidas entre las cosas, una vibración del sistema nervioso, un trance que hace estallar el estrecho habitáculo de la utilidad pragmática y la necesidad racional. La poesía es un estado de gracia, de posesión, de éxtasis”. Las cajas de Napravnik y las de Mimi Parent, por cierto, son asociadas por Édouard Jaguer a las de Cornell en la común virtud que estos tres grandes surrealistas poseen de aún sentirse asombrados ante la vida.
“La razón ese magnífico cadáver de pleno día / Con sus cabellos cuidadosamente empolvados / Y que apesta al ajo y el queso del siglo XVIII”.

“Analogon”, n. 83


Acaba de publicarse el número 83 de Analogon:

sábado, 6 de enero de 2018

Montajes secuenciales de Thom Burns y Raman Rao


Mañana se inaugura en Venice, California, la exposición conjunta de Thom Burns y Raman Rao “On the field of signs”.
Con ese mismo título se publicó en diciembre una colección de imágenes, resultado del juego del Montaje Secuencial. Son catorce ejemplos de dicho juego, en que un participante le envía a otro una foto sobre la que este interviene añadiendo algo; si hay más participantes, el juego prosigue, en la más pura indiferencia surrealista por la autoría.
Los resultados son sorprendentes, y pueden verse en la página de blurb, que permite pasar gratamente las páginas, y acceder además al texto en que se presenta esta experimentación con sentido poético. Lo mismo acontecía con la anterior entrega de Raman Rao, Unwind river, que ya aquí recomendamos.
Esta publicación de Raman Rao y Thom Burns es una de las más notables del año 2017, y además añade un juego surrealista a la lista de los que fueron apareciendo en la revista y en el blog de Peculiar Mormyrid y a “Thea archaeology of hope”.
“On the field of signs” es pues, a la vez, el último libro surrealista de 2017 y la primera exposición de 2018.

Thom Burns/Raman Rao, Panoptic harmonica