sábado, 18 de noviembre de 2017

“Dreamdew”, n. 11

Ludwig Zeller, El poeta sueña, 1960

La nueva entrega de Dreamdew casi que ha coincidido con la quinta del boletín onírico paralelo, Drosera:

Costa lusitana: Moledo-Gelfa


El interés mostrado por Sasha Vlad y Dan Stanciu hacia las pareidolias de las viejas traviesas de madera de la vía férrea portuguesa, publicadas en este sitio, me lleva hoy a insertar una carpeta con fotografías de un trozo de la costa portuguesa, media docena de kilómetros entre la desembocadura del río Miño en la playa de Moledo (donde por cierto nació el artista surrealista António Pedro) y la playa de Gelfa.
Estas fotos fueron sacadas en varios días del año 2005 y el 28 y 29 de octubre pasados, en que volví allí doce años después. La cantidad de rocas sorprendentes no tiene paralelo, que yo conozca, en toda la cuerda marítima portuguesa.
También incorporo algunas imágenes contextualizadoras o curiosas. Toda la costa portuguesa al norte de Oporto fue tierra de “sargaceiros”, que recogían las algas marinas luego utilizadas como abono natural por los campesinos. En las fotos 76 y 77, sacadas en junio de 1996, vemos, sobre un molino ya desactivado, la veleta de una aguerrida sargaceira con su traje y herramienta, pero lo simpático de esta foto reside en el pajarito, que no me dejó en ningún momento sacarla sin él: cada vez que volaba, yo preparaba unos segundos el zoom y, cuando estaba ya dispuesto, él volvía a colocarse sobre la sargaceira; así unas diez veces, hasta que él ganó la batalla. Visto ahora, creo que la sargaceira queda hasta mejor con su graciosa compañía. En la foto 78, vemos el sargazo sobre la playa, en aquel año de 1996. Hoy esa actividad, tan rica etnográficamente, la supongo reducida a un mínimo, si no abandonada. Los abonos químicos supusieron su decadencia, pero no menos letal ha sido la práctica desaparición del mundo campesino tradicional.
(Una anécdota con evocaciones bretonianas: cautivado un día de los años 90 por la voz oída en la radio de una sargaceira llamada Ondina, de la aldea piscatoria de la Apúlia, al norte de Oporto, visité el lugar un día de faena, para saludarla; al preguntarle a una de las varias mujeres que acumulaban el sargazo por ella, me repuso que allí había muchas Ondinas, y que por tanto era imposible saber cuál de ellas estaba yo buscando. Como la única Ondina que yo he conocido es la de Breton, no se me pasó por la cabeza tal proliferación de tan bello nombre.)
En la desembocadura del Miño, las fotos 78 y 79 muestran el monte de Santa Tecla, ya en tierra gallegas, y no dejará de advertirse cómo ese monte aparece miniaturizado en la formación pétrea de las fotos 7 y 8.
En la foto 80, vemos el Forte da Ínsua, que tiene un correlato en el Forte do Cão, ya en la playa de la Gelfa, o sea al otro extremo de este periplo; este segundo fortín aparece en las fotos 82, 83 y 84. El primero, como indica su nombre, está en un islote ya a mar abierto, y el segundo, entre piedras fabulosas. A mitad de camino de estos extremos queda la amplia playa arenosa de Vila Praia d'Âncora, población con otro fuerte, aunque ya sin la magia que tuvo: antaño bonita villa de pescadores, Âncora  está hoy llena de adefesios arquitectónicos y servicios turísticos, preguntándose uno a dónde han ido a parar los propios pescadores. 
Las fotos 84 y 85, por último, permiten ver el manicomio de Gelfa, un inquietante caserón levantado en 1911. La 84 la saqué en 1997, cuando aún funcionaba esta casa psiquiátrica situada entre el pinar y el mar y que cerraría dos años después.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

"Analogon", n. 82


Un nuevo número de Analogon se dedica a los “aspectos conflictivos”, con destaque para el parisino de 1969, aunque este cada vez huela más a rancio.
analogon 82

Crisis de la exterioridad

El Grupo Surrealista de Madrid realiza este sábado una nueva jornada sobre "la crisis de la exterioridad":


"Mareas", n.2

Segundo número de Mareas/Tides, a cargo de Michael Vandelaar:



Georges-Henri Morin: “Une brève, une longue!”

Nueva edición de Le Grand Tamanoir:


Enrico Baj y la máquina del tiempo

Esculturas de Enrico Baj

El próximo sábado se inaugura en Florencia una exposición de Enrico Baj, dedicada a las esculturas y los collages de su última década. El catálogo incluye escritos suyos.